VI Congreso del Partido Bolchevique

VI Congreso del Partido Bolchevique

Announcement Date: 26th julio 1917

El VI Congreso del Partido Bolchevique empezó el 26 de julio y terminó el 3 de agosto. El Congreso tuvo que hacerse en condiciones de clandestinidad: el Partido estaba al borde de la ilegalización, había sido expulsado del VTsIK y los medios de comunicación principales del partido estaban cerrados.

Anteriormente, el Partido Bolchevique ya había llamado la II Conferencia de la Organización de Petrogrado para el 1 de julio, pero debido a los Días de Julio tuvo que hacerse del 16 al 20 de julio. En esa Conferencia se reunieron 145 representantes, representando a 33.220 militantes bolcheviques de Petrogrado. Stalin dirigió esa Conferencia, al igual que el posterior Congreso General. En esa Conferencia Stalin respondió a las acusaciones contra el Partido y defendió el papel del Partido en los Días de Julio: “En nuestra opinión la iniciativa de los trabajadores y los soldados no era conveniente (…) pero en una situación así el Partido no podía quedarse a un lado; no tenía derecho, como partido del proletariado, tuvimos que participar en la manifestación y darle a ésta un carácter pacífico”. Por otra parte dijo que “los mencheviques y eseristas, al ver a 400.000 trabajadores siguiéndonos a nosotros, concluyeron que la manifestación era una manifestación contra el Soviet (…) al acusar a los bolcheviques de traición, los mencheviques y eseristas traicionaron la revolución, rompieron el frente único de la revolución”. Stalin deploró la política de hablar con mencheviques y eseristas, por lo menos con sus direcciones, e hizo un llamamiento para atraer a las ramas de izquierda de estos partidos. Stalin también propuso en esa Conferencia dejar a un lado la consigna “¡Todo el poder a los Soviets!” por la consigna “¡Todo el poder para los trabajadores y los campesinos pobres!”: “Nosotros estamos a favor de que el poder lo tengan los Soviets, que sean Soviet con nuestra mayoría (…) Intentaremos crear esos Soviets, pero mientras tanto no podemos pedir el poder para los Soviets que se unen a la contrarrevolución”. En otro artículo que Lenin escribió hacia mediados de julio también mostró unas opiniones parecidas: “los Soviets conseguirán el poder, pero no los Soviets de hoy en día”.

El congreso se celebró en el barrio obrero Viborg de la ciudad de petrogrado y participaron 266 representantes, algunos eran del grupo Mezhraionka ya que en ese Congreso General se decidió que Mezhraionka entrara en el Partido Bolchevique. Algunos dirigentes del partido no pudieron participar: el mismo Lenin, Zinoviev y Bronch-Bruievich estaban huidos y Kamanev y Kollontai estaban en la cárcel. Dos jefes conocidos de Mezhraionka, Trotsky y Lunacharski también estaban en prisión.

El dirigente práctico de este Congreso fue Josif Stalin (él fue quien presentó el informe del Comité Central) con ayuda de Yakov Sverdlov. En sí se trataron estos temas: el informe del Comité Central, el informe de las organizaciones locales, la situación política y económica, la guerra y la situación internacional, el movimiento sindical y la campaña de las elecciones para la Asamblea Constituyente. Stalin presentó algunos informes. Por ejemplo, en el “informe sobre la gestión del Comité Central” advirtió que la época de la política para conseguir la mayoría de manera pacífica en los Soviets y así llevar a los Soviets al poder de manera pacífica había terminado; sin embargo, dijo que en los Soviets “la mitad de los trabajadores y un cuarto de los soldados están con nosotros”. Stalin hizo un repaso sobre las manifestaciones de junio y julio en ese informe; hizo autocrítica por el poco peso que el partido tenía en las provincias campesinas y justificó la decisión de que Lenin y Zinoviev no se presentaran a los juzgados. En el informe sobre la situación política, veía que era posible hacer la revolución socialista en Rusia y tildó de ir de sabiondo el “pedir a Rusia “esperar” hasta que la revolución empezara en Europa”. Por otro lado, Stalin habló sobre la influencia que el capital de los aliados tenía en el Gobierno Provisional. La conclusión de Stalin era que la época de desarrollo pacífico de la revolución había terminado y que no había posibilidad de que los Soviets tomaran el poder de manera pacífica, por tanto, que era imposible pedir todo el poder para los Soviets. Propuso retirar la consigna “¡Todo el poder a los Soviets!” y aceptar la consigna “¡Todo el poder para el proletariado y los campesinos pobres!”, pero no planteó crear otras organizaciones que no fueran los Soviets: “Los Soviets son la forma rusa para la organización de la revolución (…) pero el Comité Ejecutivo Central de los Soviets de hoy en día está junto a la burguesía y los contrarrevolucionarios (…) podríamos proteger a los Soviets locales, que tienen mayoría nuestra, del Gobierno Provisional (…) retirar la consigna “¡Todo el poder a los Soviets!” no significa que tengamos que gritar “¡Abajo los Soviets!”.

En este Congreso de aceptaron unos nuevos Estatutos del Partido y acordaron constituir un “pequeño” comite para escribir el nuevo programa. Cuando Lenin escribió el nuevo programa el 3 de septiembre, tenía que estar escrito “en un mes”. Lenin entonces expresó por primera vez el concepto “crear la III Internacional”. Lenin escribió su borrador a comienzos de octubre de 1917, entre el 6 y el 8, donde se preveía el plan para la revolución armada.

En la Conferencia Bolchevique de Petrogrado de principios de octubre los bolcheviques volvieron a tomar la consigna “¡Todo el poder a los Soviets!”, ya que los Soviets principales ya tenían la mayoría de los bolcheviques y sus aliados, ya no estaban atados a la contrarrevolución, y además el Gobierno burgués quería llamar antes de nada las elecciones para la Asamblea Constituyente. Por lo tanto, teniendo el Gobierno burgués las esperanzas puestas en la Asamblea constituyente y los Soviets mayoría bolchevique, en esa nueva situación los bolcheviques preveían una lucha entre los Soviets y la Asamblea Constituyente, por tanto veían correcto volver a tomar la consigna “¡Todo el poder a los Soviets!”.

(En la foto, en la fila de arriba los dirigentes que no pudieron asistir al Congreso, y en la fila de abajo, los que lo dirigieron)