Valtalaki (Declaracion de soberanía de Finlandia)

Valtalaki (Declaracion de soberanía de Finlandia)

Announcement Date: 23rd junio 1917

El 23 de junio de 1917 el parlamento de Finlandia (Sejm), en vigor desde 1905 y que era elegido por sufragio universal – Finlandia solía tener una autonomía muy amplia dentro del Imperio Ruso -, declaró la soberanía de Finlandia. La política interior de Finlandia a partir de 1916 estaba bajo mando del Partido Socialista de Finlandia (el primer país donde un partido marxista conseguía la mayoría parlamentaria) y la Revolución de Febrero de 1917, destruyendo algunas instituciones del Imperio ruso, dio la oportunidad a los socialistas finlandeses para fortalecer y reforzar su poder. Además, aquí había un problema jurídico, pues según los finlandeses Finlandia era un Gran Ducado atado a Rusia por el mandato personal del zar, por tanto, no aceptaban el mandato del Gobierno Provisional. Aun y todo, los socialistas finlandeses siguieron una línea moderada haciendo una coalición con los liberales (los finlandeses alineados con los bolcheviques veían esta política de “unidad nacional” como una traición). En esa época, la política interior de Finlandia estaba en una situación muy revuelta: el Partido Socialista estaba en una lucha de tendencias internas, los partidos burgueses querían obstaculizar su política, y por otra parte la extrema izquierda del partido (los “bolcheviques”) querían dirigir a Finlandia hacia el socialismo inmediatamente; y además, el Congreso de Soviets que se celebraba en aquellos momentos aprobó una resolución que llamaba a negociar con Finlandia su autodeterminación al acabar la guerra al Congreso Provisional. En ese juego de equilibrio, el Gobierno dirigido por el socialista moderado Oskari Tokoi proclamó la “Valtalaki” (Ley de Poder) convirtiendo a Finlandia en soberana (con todas las competencias menos la política exterior y la política militar); con oposición de la derecha, pues ésta creía que una rápida independencia sería un paso hacia el socialismo. El Sejm de Finlandia llamó a los “partidos hermanos de Rusia” a que apoyaran la Valtalaki, ya que el Primer Congreso de Soviets de Toda Rusia que se celebraba entonces aprobó una resolución que llamaba al “Gobierno Provisional hacer un tratado de soberanía con Finlandia al acabar la guerra”. Sin embargo, las esperanzas puestas en los “partidos hermanos” fueron estériles.

Ni los Soviets –entonces bajo dirección de mencheviques y eseristas- ni el Gobierno Provisional dirigido por Georgi Lvov aceptaron la Valtalaki: por ejemplo, según los mencheviques la cuestión de la autonomía de Finlandia “sólo podía arreglarse tras un acuerdo entre la Dieta de Finlandia y la Asamblea Constituyente”. El general Lukomski amenazó con destruir las ciudades de Finlandia. Según Lenin, condicionar la solución de la cuestión a un acuerdo, significaba violar el derecho de autodeterminación de Finlandia y abrir paso al anexionismo (pues no se admitía la igualdad de Finlandia). El 21 de julio de 2017 el Gobierno Provisional dirigido por Aleksandr Kerenski cerró el parlamento de Finlandia, recibiendo el apoyo de tanto de los liberales como de los conservadores de Finlandia (Stalin vio esto como demostrativo de la fuerza que había conseguido la contrarrevolución por encima de los Soviets en la vida política de Rusia, y advirtió de que la autonomía de Ucrania estaba en peligro). El Congreso de Soviets de Finlandia “tomó como contrarrevolucionaria cualquier acción contra el Sejm”, y llamó a luchar contra esto, pero los dirigentes socialistas no estaban a favor de la insurrección (y con esto los socialistas perdieron una oportunidad). Tras cerrar el Sejm, se celebraron nuevas elecciones, saliendo vencedores los conservadores finlandeses (los socialistas denunciaron fraude). Como consecuencia se dio la “bolchevización” de los socialistas finlandeses (porque el bolchevique fue el único partido ruso que apoyó la independencia de Finlandia).

Finlandia consiguió la independencia de Finlandia, paradójicamente de mano de dos Gobiernos antagónicos, siendo el conservador Pehr Svinhufvud presidente de Finlandia y estando el Gobierno Soviético en vigor en Rusia. Entre enero y mayo de 1918 Finlandia se sumergió en una guerra civil: la burguesía tuvo la ayuda de Suecia y Alemania para impedir la revolución, y los trabajadores de Finlandia tuvieron de su parte a los trabajadores rusos en este caso (aun y todo, la ayuda que éstos podían darles era muy limitada).