Consejo de la República (Pre-parlamento)

Una sesión del Pre-parlamento

El Consejo de la República, o como comúnmente se llamaba, el Pre-parlamento, órgano elegido tras la Conferencia Democrática para que hiciera las tareas del parlamento. El 20 de septiembre la Conferencia Democrática decidió crear el “Consejo Democrático de Toda Rusia”, siendo su primera reunión el 23 de septiembre, después de formarse el nuevo Gobierno (el nuevo Gobierno se formó el 20 de septiembre). El 2 de octubre cambió su nombre y tomó el de “Consejo Provisional de la República”. El nuevo Consejo tenía 517 miembros, 367 elegidos por la Conferencia Democrática, y otros 150 elegidos por otras organizaciones (al principio se creía que iban a ser 313 miembros, esto es, el 15% de los representantes de cada facción de la Conferencia Democrática serían representantes del Pre-parlamento). Por tanto, como ocurrió en la Conferencia Democrática, los socialistas moderados y los grupos burgueses fueron sobre-representados, teniendo los bolcheviques solo 58 representantes.

La llamada al Pre-parlamento fue un intento de la “Conferencia Democrática” burguesa reunida por el Gobierno de Kerenski para dar apoyo y legitimidad a Kerenski y los partidos pequeño-burgueses que entonces tenían mayoría teórica en el Comité Ejecutivo de los Soviets (mencheviques y eseristas); justamente cuando las masas empezaron a moverse hacia los bolcheviques revolucionarios y la revolución proletaria empezó a acercarse. Uno de los otros objetivos del Pre-parlamento era retirar el poder efectivo de las organizaciones de los trabajadores y hacer de puente (esto es, era el primer paso para vaciar de poder a los Soviets, teniendo como objetivo facilitar el camino a una republica burguesa común) para las organizaciones burguesas a crearse (la Asamblea Constituyente que estaba por llamar, por ejemplo); pero sin peligro de convocar la Asamblea Constituyente (ni de que los partidos proletarios ganaran las elecciones); esto es, era un órgano creado como “órgano de legitimidad” para ese momento de transición (el menchevique Fiodor Dan también criticó estas maniobras). La primera reunión del Pre-parlamento se hizo el 23 de septiembre de 1917 y allí los partidos burgueses acordaron que debía ser un “organismo de consejo” del Gobierno de Kerenski (convocando el Consejo Provisional de la República). En la primera reunión del pre-parlamento los eseristas y los mencheviques aceptaron el nuevo Gobierno de coalición con la burguesía y el nuevo Gobierno se formó el 25 de septiembre, incluyendo a los cadetes.

El palacio Marinski fue la sede del Pre-parlamento

Se produjo una interesante discusión interna del partido en torno a la actitud que los bolcheviques debían tener frente al Pre-parlamento. La línea de derecha (favorable a formar un “Gobierno soviético” pansocialista con todos los demás partidos socialistas) entonces dirigida por Kamenev (estando a favor David Riazanov y Aleksei Rikov también) estaba a favor de participar en el Pre-parlamento, porque podía significar la construcción de puentes con los demás partidos socialistas. Sin embargo la postura de Lenin era favorable a retirarse de éste, porque en la práctica el Pre-parlamento podía ser un obstáculo para la realización del poder de los Soviets, sobre todo estando los Soviets cayendo en manos de los bolcheviques. En opinión de Lenin, los mencheviques y eseristas ya habían demostrado durante la Conferencia Democrática que no querían formar un Gobierno soviético con los bolcheviques, por tanto “perdieron la última oportunidad para un desarrollo pacífico de la Revolución”. Lenin también escribió el 22 de septiembre que además del Pre-parlamento, fue un error haber participado en la Conferencia Democrática y que ésa también debía ser boicoteada. En ese artículo comparaba el Pre-parlamento y la Duma adulterada de la época del zar (Lenin relacionó hacer boicot al Pre-parlamento con recuperar la consigna “¡Todo el Poder a los Soviets!”: en un llamamiento convocado el 30 de septiembre a los obreros, los campesinos y los soldados, Lenin utilizo otra vez la fórmula “¡Todo el Poder a los Soviets!”. Stalin además escribió un artículo con ese título el 16 de septiembre; y el 10 de octubre en un artículo titulado “¿Quién necesita el Pre-parlamento?” denunciaba que el Gobierno “para hacer cumplir el plan de Kornilov (…) quería sustituir los Soviets por el Pre-parlamento” y “que era una respuesta dada a los Soviets”).

El 21 de septiembre el Comité Central decidió no participar en el Pre-parlamento (y retirarse de la presidencia de la Conferencia Democrática) por 9 votos contra 8. Aun y todo, como la resolución había sido muy justa, se propuso que la decisión de tomar la resolución la tomaran entre todos los bolcheviques que fueron representantes en la Conferencia Democrática, y decidieron tomar parte en el Pre-parlamento con 77 votos contra 50. Sin embargo, acordaron que el trabajo que el Partido tuviera que hacer en el Pre-parlamento tenía que ser favorable a dar todo el poder a los Soviets. El 29 de septiembre Lenin propuso de nuevo salir del Pre-parlamento, calificando de “error vergonzoso” el participar en él.

Cuando el Pre-parlamento aceptó a los representantes burgueses (el 7 de octubre), el Comité Central del Partido decidió aceptar la propuesta de Lenin y el 7 de octubre los bolcheviques se retiraron del Pre-parlamento. El boicot que se hizo al Pre-parlamento fue un paso importante para la Revolución Socialista; de hecho, dejando a un lado las ilusiones constitucionalistas, ayudó a definir bien la contradicción entre el Gobierno Provisional y los bolcheviques revolucionarios y su ámbito. El mismo día, el Partido aceptó la propuesta de Lenin de empezar a preparar enseguida la revuelta. En un informe enviado al Comité Bolchevique de Petrogrado el 8 de octubre, Lenin dijo que participar en el Pre-parlamento y haber participado en la Conferencia Democrática fueron errores. El 9 de octubre el Soviet de Petrogrado aceptó retirarse del Pre-parlamento. Tanto el menchevique Fiodor Dan como el kadete Pavel Miliukov interpretaron esta retirada como una “demostración de fuerza” de los bolcheviques.

El presidente del Pre-parlamento fue el eserista Nikolai Avksentiev. Sin embargo, éste tampoco tenía un apoyo total en su partido, ya que en el Consejo de la República se acrecentó la división interna del Partido Eserista que ya hubo en la Conferencia Democrática entre los eseristas de derecha y de izquierda, funcionando como dos partidos separados. Después de retirarse los bolcheviques, el tema de discusión principal del Pre-parlamento fue la Conferencia de Aliados de Paris, sobre qué postura debía llevar Rusia a ésta. Acordaron que el jefe de la representación rusa sería el menchevique Matvei Skobelev, pero no acordaron si Rusia pediría la paz o no: los representantes de derecha (los kadetes, los eseristas de derecha y los mencheviques defensistas) querían continuar en guerra, los representantes de izquierda en cambio (los eseristas de izquierda y los mencheviques internacionalistas) creían que “Rusia no podía continuar en la guerra”, paradójicamente coincidiendo con el Ministro de Guerra Aleksandr Verjovski, y en esa conferencia fueron favorables a proponer pedir la paz a los aliados. Aun y todo, esta postura no prosperó.

En la práctica el Pre-parlamento no tenía ningún apoyo entre los trabajadores y las masas de Rusia, y los deseos de Kerenski de competir por la legitimidad con los Soviets con intención de dar apoyo a su Gobierno, fracasaron. El Pre-parlamento sí que doy un poco de visibilidad al Partido Kadete, sobre todo a su jefe Pavel Miliukov. El 24 de octubre Kerenski propuso al Pre-parlamento tomar medidas más duras contra los bolcheviques, pero debido a que muchos de sus representantes –eseristas y mencheviques- mostraron dudas, no tomaron esas medidas. Cuando los bolcheviques comenzaron la revuelta el 25 de octubre, el Pre-parlamento aceptó la propuesta de Kerenski, pero ya era demasiado tarde.

El Pre-parlamento se disolvió el 25 de octubre, mientras ocurría la Revolución Soviética de Octubre, cuando un representante del Comité Militar Revolucionario del Soviet de Petrogrado ordenó a Avksentiev que evacuara su sede. Aun y todo, los representantes del Pre-parlamento salieron libres, sin ser detenidos.