Miliukov, Pavel

Político ruso, fue el jefe y principal ideólogo del Partido Demócrata-Constitucionalista. De oficio, fue profesor de historia en la Universidad de Moscú.

Aunque en su época de estudiante sus ideas liberales le trajeron una especie de animadversión con el sistema zarista de entonces, en 1890 logró ser miembro de la Academia de Historia y Antigüedad Rusa, y en 1895 fue profesor de la Universidad de Historia de Moscú. Como historiador consiguió la fama internacional: dio clases también en las Universidades de Sofía, Chicago y Boston. Antes de 1905 fue detenido varias veces. En 1905 creó el Partido Demócrata Constitucionalista, convirtiéndose en principal dirigente de éste. Escribió también el programa del partido, en el mismo defendía la monarquía parlamentaria, pero con sufragio masculino “universal e igual” y con un Parlamento con competencias plenas en legislación (según el manifiesto del zar de octubre de 1905, se establecería una cámara legislativa, pero sin plenos poderes, y además las elecciones se harían con sufragio masculino no-igual, esto es, los votos valdrían diferente según la clase social del votante). Los miembros del Partido Constitucional Demócrata, en la práctica eran de la misma clase social que Miliukov, intelectuales burgueses y algunos nobles liberales de zemstvo. No fue diputado en la Duma elegida en 1906, pero los kadetes fueron el partido principal. Cuando el zar disolvió esa Duma y cuando los cadetes protestaron contra él, Miliukov escribió el Manifiesto de Viborg del Partido Kadete, donde los Kadetes llamaban al pueblo a la desobediencia civil hasta reimplantar el Parlamento (aun así, ese manifiesto no tuvo ningún seguimiento popular, y los Kadetes pronto dejaron sus tentaciones desobedientes). En 1907 empezó a escribir en el periódico liberal Riech (“Palabra”), y los artículos sobre asuntos exteriores (los que tenían sido nacionalista) le dieron mucha fama. En el mismo 1907 fue elegido diputado. En 1914, apoyó totalmente la guerra imperialista, y se volvió totalmente favorable al tratado imperialista hecho con los aliados; convirtiéndose en favorable de conquistar Estambul (Tsarigrad o Zargrado) y controlar los estrechos de los Dardanelos y el Mar Bósforo (se convirtió en gran amigo del Ministro de Exteriores Sazonov). Según Miliukov, en las charlas que dio en torno a la guerra, la razón de las derrotas de 1915, fue el haber estado el zar al borde de la traición, y según él ganar la guerra e instaurar el liberalismo, eran ambos una; como si el absolutismo fuera un impedimento para la victoria. En estos momentos, Miliukov empezó a aproximarse a la idea de un “golpe de Estado blando”, con la intención de sustituir la monarquía absoluta por una monarquía parlamentaria. En los días de la revolución de febrero se adhirió a esa idea; su intención era que a Nicolás II le sustituyese otro zar, un zar que instaurara el parlamentarismo, y se adhirió a esa idea como miembro del Comité de Miembros de la Duma Provisional (el proyecto de Gobierno “en la sombra” de la burguesía rusa). Miliukov fue el hombre fuerte de ese Comité de Miembros de la Duma, y fue quien condujo las negociaciones con los representantes del Soviet de Petrogrado para la formación del Gobierno Provisional.

En ese Gobierno Provisional instaurado tras la revolución de febrero, Miliukov se quedó con el cargo de Ministro de Asuntos Exteriores (a pesar de no ser Primer Ministro, en la práctica Miliukov era el “hombre fuerte” de ese Gobierno). Desde este puesto tuvo una tendencia favorable a seguir la guerra imperialista “hasta el final” y pugnó en favor de reinstaurar un zarismo “constitucional”. Prometió a los aliados que Rusia seguiría en la guerra imperialista y mantuvo los compromisos y las políticas del zarismo hacia la guerra (a través de la conocida declaración “Nota Miliukov”). Eso provocó una rebelión de los trabajadores pidiendo su dimisión. Debido a su impopularidad, a finales de abril tuvo que dimitir (aunque el Gobierno le ofreciera el puesto de ministro de Educación); a pesar de seguir en la jefatura del Partido Kadete. A partir de mayo el partido cadete dirigido por Miliukov se unió a las fuerzas de la derecha en la propaganda contra los Soviets. En los días de julio, se mostró favorable al sometimiento de los bolcheviques. En la conferencia de Estado de agosto, apoyo las posiciones de Kornilov, pidiendo al Gobierno reformas reaccionarias, como hizo su partido; y después, defendió el golpe de Estado de Kornilov (esto le trajo la obligación de cambiar de Petrogrado a Crimea). Se mostró contrario a la Revolución Socialista de Octubre y en la Guerra Civil estuvo como consejero político del Ejército Blanco, a las órdenes del general Alekseyev. Miliukov, sugirió que tenían que unirse a los que hasta entonces eran los enemigos de Rusia, a los alemanes, y en mayo de 1918 fue a Kiev a negociar con los alemanes. Con ello provocó la inquietud entre los blancos (también entre los miembros de su partido); por lo tanto, en junio de 1918 dejo la jefatura del Partido Kadete. Miliukov se exilió en Francia, y allí trato de conseguir apoyo para el Ejército Blanco. A finales de la década de 1930, se mostró a favor de la política exterior de la URSS. En sus últimos años, visito a menudo el País Vasco Norte, en concreto Biarritz. Murió en 1943.

(En 1922, en Berlín, la extrema derecha rusa realizo un atentado contra él, ya que lo consideraban uno de los organizadores de la revolución de febrero. Miliukov salió vivo, pero mataron a su compañero de partido, Vladimir Nabokov, padre del conocido escritor del mismo nombre).