Guchkov, Aleksandr

Politico liberal-conservador ruso. En 1893 fue elegido concejal de Moscú y en 1901 lo eligieron director de un banco. Siendo aventurero de joven hizo viajes a la Armenia turca, Mongolia y China, y también participó en guerras: en 1898 y 1902 participó en las rebeliones de los Boers (fue apresado por los británicos) y en 1903 en Macedonia, participó en la Revuelta de Ilinden contra el imperio turco. En 1905 participó en la guerra ruso-japonesa como miembro de la Cruz Roja (los japoneses lo apresaron). Se implicó en el movimiento zemstvo para el autogobierno local y de ahí pasó a la política creando el partido derechista “Unión del 17 de Octubre” (los kadetes, en su opinión, no estaban ligados a la “tradición política rusa” y debía encontrarse el “camino ruso” al liberalismo). Su punto de vista era imponer en Rusia el liberalismo “poco a poco” cooperando con el zar, por ello apoyó a los ministros conservadores-reformistas Witte y Stolipin (los dos le ofrecieron ser ministro, pero lo rechazó). Guchkov estaba convencido de que los políticos de la Corte obstaculizaban las necesarias reformas del Ejército Ruso. Fue diputado de la Duma varias veces y en 1910 lo eligieron presidente de la Duma, a pesar de ello, al poco presentó su dimisión, empezando a tener desacuerdos con el ministro Stolipin al que hasta entonces apoyaba. Cuando comenzó la guerra imperialista mantuvo una posición nacionalista dura a favor de ésta y participó en varias sociedades para ayudar a la producción de guerra, sobre todo la jefatura del Comité de Industrias de Guerra. Los puntos de vista de la época que unían liberalismo y nacionalismo lo acercaron al jefe de los cadetes Pavel Miliukov; los dos coincidían en que los mejores patriotas rusos para ganar la guerra eran los liberales, por encima del absolutismo basado en la Corte, y que las reformas eran necesarias (en estos tiempos que hubiera una facción en la Corte liderada por Rasputin que no estaba muy convencida de la guerra dio la oportunidad a los liberales rusos para desbordar al absolutismo con el nacionalismo). A partir de 1916 estaba incluido en distintas conspiraciones y quinielas para imponer el liberalismo mediante golpes de Estado blandos (según los liberales, un golpe de Estado como ese era necesario tanto para ganar la guerra como para imponer las reformas necesarias, y para impedir una revolución social). Como miembro de la Duma, fue miembro del “Comité de Miembros de la Duma” durante los días de febrero de 1917, a favor del liberalismo. Este órgano tenía intenciones de ser un Gobierno a la sombra. Él fue quien viajó para convencer al zar de que abdicase y uno de los dos políticos que recibió el 2 de marzo la abdicación del zar (el otro, Vasili Shulgin). Como partidario de la monarquía constituyente trató de convencer al hermano de Nikolai II, Mijail, de que fuera zar (en la tarde del 2 de marzo, cuando daba la noticia de la abdicación del zar, unos trabajadores lo detuvieron y casi apalearon por acabar el discurso con el grito “¡Viva el emperador Mijail!”). Tras la revolución de febrero de 1917 lo eligieron Ministro de Guerra por la experiencia que tenía en la organización del ejército; desde ese puesto, contra los comités de soldados, trató de reimponer una orientación contraria al “Orden número 1” del Soviet (ese decreto prohibía trasladar unidades militares sin permiso del Soviet) y la jerarquización del Ejercito. Dimitió el 29 de abril de 1917 debido a la Nota de Miliukov y las manifestaciones contra éste (su dimisión provocó la dimisión de Miliukov). Tras la dimisión creó la Asociación para el Resurgimiento Economico de Rusia, una asociación de grandes burgueses, y su programa era “restablecer el orden económico y eliminar el poder del Soviet”. Apoyó el golpe de Estado de Kornilov y fue detenido por un tiempo. Estuvo en contra de la Revolución de Octubre apoyo económicamente al Ejercito Blanco, sobre todo al general Denikin. En 1919 marchó al exilio, primero a Alemania y luego a Francia, donde fue miembro de la Cruz Roja y de algunas organizaciones de la emigración blanca. Su hija, Vera Guchkova, fue miembro del Partido Comunista de Francia y agente de la policía soviética. Murió en 1936 en Paris.

(Anecdotas: a) Guchkov era muy orgulloso, muchas veces desafiaba a sus adversarios políticos y a sus enemigos a duelo. b) La rabia de Guchkov hacia los miembros de la Corte, sobre todo hacia Rasputin, y su tendencia al liberalismo le trajeron el odio de la zarina Aleksandra Romanova. La zarina una vez le preguntó al zar sobre Guchkov “¿no se puede ahorcar a ese Guchkov, o qué?”).