Eseristas de derecha

Algunos de los dirigentes eserista de derecha: en el centro Yekaterina Breshko-Breshkovskaya, y a la izquierda, Viktor Chernov.

Los eseristas de derechas fueron uno de los sectores surgidos de la escisión del Partido Eserista. Eran los que, de algún modo seguían la línea oficial del partido, y por tanto, la mayoría de los dirigentes (Chernov, Breshkovskaya, Kerenski, Gots, Avksentiev…)  se mantuvieron en este sector, que se mostró partidario del Gobierno Provisional. Eran contrarios a la transferencia del poder a los Soviets, favorables de la guerra imperialista, contrarios a las ocupaciones de las tierras de los propietarios latifundistas por parte de los campesinos… En Octubre, cuando aconteció la Revolución Socialista se posicionaron en su contra y cuando el II Congreso de los Soviets reivindicó el poder soviético, abandonaron el Congreso y tomaron una postura contraria a la República Soviética. Inicialmente centraron sus esfuerzos en la Asamblea Constituyente contraponiendola al poder de los soviets, máxime al ser el partido con mayor número de Diputados tenía. Cuando esta Asamblea se disolvió, optaron inicialmente por utilizar la restitución de la misma com lema: inicialmente pretendieron restituirla “mediante los Soviets”, es decir, pretendian volver “legalmente” al régimen burgués. En cambio, en abril de 1918 se posicionaron claramente a favor de la revuelta contrarrevolucionaria blanca (aprobaron una moción del partido en ese sentido): bien mediante una política de atantados, bien organizando revueltas en diferentes ciudades. Solicitaron, además, ayuda a los aliados “para derrocar al Gobierno con el fin de reiniciar la guerra contra Alemania”. En mayo, con ayuda de los insurrectos de la Legión Checoslovaca tomaron algunas ciudades de la Siberia próxima (Samara, Ufa, Omsk), llegando a instaurar algunos Gobiernos blancos, entre los que destacan el Komuch de Samara (Comité de miembros de la Asamblea constitucional), con la ayuda de Chernov, el directorio de Ufa y en Omsk, el Gobierno Provisional de todas las Rusias (una unificación de Gobiernos de este tipo); por ello, fuerosn expulsados de los Soviets en el IV Congreso de los Soviets. En julio de 1918, un eserista de derecha, Boris Savinkov, al aprecer en concato con el con el embajador francés Noulens, organizó revueltas en las ciudades de Yaroslavl, Murom y Ribinsk (estas revueltas cronológicamente coincidieron con el Golpe de Estado de los eseristas de izquierda). Sin embargo estas revueltas fracasaron. En esa época Chernov declaró que la “guerra civil entre la Rusia Roja y la Rusia de la Asamblea Constituyente era la guerra entre el autoritarismo y la democracia”. En cualquier caso, el “momento” de los eseristas de derecha acabo tras el golpe de estado del almirante Kolchak contra el Gobierno de estos en la “Siberia Blanca”. En 1919, con el partido casi deshecho y perdidos todos los centros de poder, los eseristas de derecha se volvieron a escindir. Tras el golpe de Kolchak, una facción (Volski) decidió pasarse al bando rojo, otra (Chernov), tomando la república soviética como mal menor, quiso constituirse como “oposición legal”. Una tercera escisión (Avksentiev) pretendía colaborar con las blancos y continuar con levantamientos antisovíeticos. Lo que quedaba del partido aceptó mediante una moción reconocer al Gobierno Soviético e iniciar la lucha contra los generales, volviendo a la politica de inicios de 1918 de restaurar la Asamblea Constituyente por vías legales y dejar de lado.la política de derrocamiento del Poder Soviético mediante la violencia (aún así, un sector siguió luchando con los blancos). A mediados de 1919 volvieron a la oposición contra los comunistas, en cualquier caso, no disponían de la fuerza para nuevos alzamientos o acciones, de modo que su papel en las “revueltas verdes” campesinas del periodo 1919-1921 fue insignificante).