Krasnov, Piotr

General cosaco zarista ruso. Después de hacer carrera en el Ejército zarista dirigió varios batallones de jinetes cosacos en la I. Guerra Mundial con el título de general. Tomó parte en el Golpe de Estado de Kornilov en la época del Gobierno provisional y al producirse la Revolución de Octubre Kerenski  lo nombró comandante supremo del ejército para que aplastara la naciente Revolución y le devolviera el poder a Kerenski (“revuelta Kerenski-Krasnov”). Aunque los bolcheviques lo apresaron, lo dejaron libre después de que Krasnov diera su palabra de no luchar contra la Revolución. A pesar de todo, faltó a su palabra. En 1918 lo nombraron jefe de la Horda de Cosacos de la Región del Don y comenzó una revuelta cosaca antisoviética en la Región del Don. En 1919 puso su ejército cosaco bajo la jerarquía del Ejército Blanco que dirigía el general Denikin en Ucrania y el Sur de Rusia; sin embargo, tendría profundas desavenencias políticas con el Ejército Blanco (en apariencia Krasnov defendía el “nacionalismo cosaco” y eso no era bien visto por los imperialistas rusos del Ejército Blanco) y en ese mismo año se exiliaría a Alemania. Allí se metió en varias actividades de propaganda antisoviética hasta llegar la Segunda Guerra Mundial. En aquella guerra traicionó a su patria y su puso al servicio de los fascistas alemanes que atacaron al Pueblo Soviético; creó divisiones formadas por cosacos anticomunistas para la Wehrmacht y las Waffen SS. Después de que la URSS venciera a Alemania en la Segunda Guerra Mundial los soviéticos juzgaron, condenaron a muerte y ejecutaron a Krasnov por su traición.

Anécdota: Krasnov escribió en el exilio la novela Del águila bicéfala a la bandera roja, que le valió ser nominado como candidato al Nobel de Literatura.