Bosh, Yevgeniya

Militante comunista ucraniana. Nació en Ucrania en una familia étnicamente alemana. Sus padres la obligaron a casarse cuando era menor de edad, eta este hecho despertó su conciencia. En 1901, con 22 años, se metió en el Partido Obrero Socialdemócrata Ruso; al año siguiente, al aparecer las corrientes bolchevique y menchevique, optó por los bolcheviques. Políticamente se situaba en el ala izquierda de los bolcheviques. Para 1911 era secretaria del Comité del Partido Bolchevique de Kiev. En 1912 detuvieron a Bosh y Piatakov y los enviaron a Siberia, pero consiguieron escapar, llegando a Suiza desde los EEUU, y uniéndose allí con los bolcheviques exiliados. En marzo de 1917 llegó otra vez a Kiev, siendo elegida de nuevo líder de los bolcheviques de Kiev. En junio de 1917 la eligieron miembro del Comité Central de la organización de “las provincias del Suroeste” del Partido Bolchevique. Aun y todo, en ese momento se mostró en contra de llamar “Ucraniano” a ese partido, y mostró otra característica que sería continua en su vida política: luxemburgismo, tanto políticamente (situándose en el ala izquierda), como en la cuestión nacional (contraria a la autodeterminación). En torno a esto último, Lenin hizo duras críticas tanto a ella como a los bolcheviques de su línea. Sin embargo, su influencia fue agrandándose: en octubre de 1917 dirigió una unidad del Ejército contra el Gobierno burgués.

En diciembre de 1917, cuando se estableció la República Soviética de Ucrania, Bosh fue nombrada Ministra de Interior, pero como ese Gobierno no tenía jefatura oficial y Box también era jefa del partido, fue prácticamente Jefa de Estado. Por tanto, exceptuando a las de cargo de origen aristocrático, fue la primera mujer Jefa de Estado. En 1918 se mostró en contra del Tratado de Brest-Litovsk y entró en el Ejército Rojo a las órdenes de Vladimir Antonov-Ovseienko. En 1918 fue jefa del Partido Comunista de la provincia de Penza de Rusia, y allí fue decisiva para aplastar una revuelta de kulaks dirigida por el Partido Eserista en verano. En julio de 1918 estuvo en contra de la creación del Partido Bolchevique de Ucrania por ser supuestamente una concesión al “nacionalismo ucraniano”. A finales de 1918 se restableció la República Soviética de Ucrania bajo dirección de Piatakov y apoyo de Bosh, sin embargo, los dirigentes de ese Gobierno, guiados por el ultraizquierdismo y una línea de negación del carácter nacional ucraniano, cometieron graves errores políticos sobre todo hacia los campesinos ucranianos.  En marzo de 1919 se celebró el VIII Congreso del Partido Bolchevique de Rusia, donde la situación de Ucrania se debatió ampliamente. Bosh, junto a Piatakov, se posicionó en contra de que este partido aceptara la autodeterminación, pero su postura fue vencida (Lenin: “debemos encontrar un lenguaje común con los campesinos ucranianos”), y Bosh quedó en minoría dentro del partido (Piatakov perdió el puesto de Jefe de Estado de Ucrania). Aun y todo, a pesar de los errores, fue una militante infatigable y de gran importancia favorable a la causa de la Revolución, como dijo Victor Serge: “En Ucrania la lucha revolucionaria llevó a un caos tremendo (…) En tales situaciones son necesarias personas extraordinarias, y nosotros tuvimos una mujer como esas: Yevgeniya Bosh. (…) Bosh fue una de las personas decisivas en las primeras fases de la Guerra Civil Rusa”. En 1923 dentro de las discusiones del Partido Bolchevique se posicionó con la oposición de izquierda. Aquejada de problemas de salud, se suicidó en 1925. Al morir ella, dieron su nombre a un puente de Kiev (que en 1941 fue destruido).