Zinoviev, Grigori

Militante socialista ucraniano; en 1901 ingresó en el partido marxista de Rusia, y al separarse el partido entre mencheviques y bolcheviques, se posicionó con estos últimos. Estuvo varios años en la militancia del Partido Bolchevique y poco a poco fue destacando: para 1907 era miembro del Comité Central del Partido. En 1908 fue exiliado, y de esa manera entró en la redacción de las publicaciones del Partido que estaban en el exilio. Se hizo conocido en el movimiento socialista internacional por explicar la postura que los bolcheviques debían tener frente a la guerra imperialista junto a Lenin. Después de la revolución de febrero de 1917, fue uno de los miembros más conocidos de la dirección del Partido Bolchevique; pero falló al Partido durante el proceso revolucionario: un poco antes de comenzar la Revolución de Octubre, cuando el Comité Central del Partido decidió dar comienzo a la insurrección armada; Zinoviev y Kamenev anunciaron esa decisión en prensa que no era del Partido y dijeron que no estaban de acuerdo con esa decisión. Eso provocó un gran enfado en el Partido, ya que fue una gran falta de disciplina que podía estropear la estrategia para la Revolución, proveniente además de la dirección del Partido (Lenin dijo que “los señores Zinoviev y Kamenev deberían ser expulsados de nuestro Partido”).

Dimitió del Comité Central a los pocos días de ocurrir la Revolución Socialista de Octubre. Aun y todo, hizo autocrítica y al año siguiente la militancia lo eligió para el Comité Central de nuevo. A partir de ahí tendría varios puestos importantes; por ejemplo, presidente del Soviet de Petrogrado (alcalde de esta ciudad por lo tanto) y presidente de la Internacional Comunista. A pesar de ello, después de la muerte de Lenin fue involucrándose en luchas de poder y comenzó en la lucha fraccional contra el Partido. Criticaba las políticas determinadas por el Partido, hacía oposición desde dentro… por eso fue expulsado varias veces del Partido y luego admitido de nuevo. En 1936 tuvo la intención de dar un golpe de Estado junto a otros dirigentes del Partido y con la ayuda de algunas potencias extranjeras. El Partido se percató de sus intenciones y por ello Zinoviev fue juzgado, condenado a muerte y ejecutado.