Tsereteli, Irakli

Menchevique georgiano, en 1903 se uniría a los marxistas rusos, poniéndose a favor de los mencheviques enseguida. Después de la revolución de 1905 se posicionó en la línea de los “liquidacionistas” (de parte de los que se alejaron totalmente de los bolcheviques y pretendían “liquidar” el aparato clandestino del partido y convertirlo en un partido legal). En 1907 fue elegido diputado en la Duma, pero fue detenido ese año. En 1914 fue contrario a que Rusia participara en la guerra, pero en 1917, aprobó la guerra impuesta por el Gobierno liberal-democrático como “guerra por la democracia” y atrajo a la mayoría de los mencheviques a esa postura. Fue parte de la dirección del Soviet de Petrogrado en febrero de 1917, y prácticamente fue portavoz del Soviet (en junio de 1917 lo eligieron miembro del Comité Ejecutivo de los Soviets de Toda Rusia en el Primer Congreso Superior de los Soviets de Toda Rusia) mientras la mayoría de este Soviet fue conciliadora (de febrero a septiembre). Su filosofía política era menchevique ortodoxa: esto es, era favorable a que la revolución fuera limitada a ser democrático-burguesa, porque establecer el socialismo inmediatamente sería una “catástrofe”, y por lo tanto era contrario a cualquier movimiento que estuviera a favor de superar ese marco burgués. Dentro de los soviets mostró una actitud contraria a la revolución proletaria y favorable al Gobierno Provisional burgués, convirtiéndose en la personalidad más importante favorable a esta tendencia; en su opinión, el trabajo de los Soviets no era tomar el poder sino presionar a la burguesía hacia la democracia y formar una “coalición” con la burguesía (era el mayor partidario de entender el “doble poder” desde la óptica del sometimiento de los Soviets); y así, en todos los “problemas cardinales” (la continuación de la guerra, el poder político, el reparto de la tierra…) defendía el punto de vista de la burguesía y trató que los Soviets también lo apoyaran. En junio fue impulsor de la declaración para que el Soviet de Petrogrado dejará de reconocer el Soviet de Kronstadt, y también propuso dejar fuera de la ley a los bolcheviques, sin éxito (en julio tomo unas medidas parecidas desde el Gobierno). A partir de febrero fue prácticamente el jefe del Partido Menchevique. En mayo entró en el gobierno burgués como Ministro de Correos y Telégrafos, y fue ministro de Interior después de la crisis de julio, así que dirigió la represión contra los bolcheviques durante ese mes, deteniendo a varios bolcheviques bajo la acusación de “complot” y “levantamiento” (también intentó detener a Lenin pero este estaba huido) y aprobando una ley de excepción. Dejó el Gobierno en agosto. Totalmente contrario a la Revolución de Octubre; tomaría parte en el gobierno menchevique contrarrevolucionario de Georgia. Cuando la revolución se extendió a Georgia, huyó a Francia.