Eseristas de izquierda

Congreso de los Soviets Campesinos de noviembre de 1917. La mayoría de los delegados de este Congreso eran eseristas de izquierda. En la fila de abajo en el centro, marcada de rojo, Mariya Spiridonova, jefa del partido de los eseristas de izquierda y elegida presidenta de dicho Congreso.

Partido surgido de una escisión del Partido Eserista en septiembre-octubre de 1917, en un comienzo favorable de la toma de poder de los soviets y contrario al burgués Gobierno Provisional. Ya en Mayo, en el III Congreso Eserista apareción una corriente que disentía en tres puntos del Gobierno Provisional (participado por los eseristas): la firma inmediata de la paz, la socialización de la tierra y la formación de un Gobierno exclusivamente forado por partidos socialistas. Esta corriente que en julio denunció el programa oficial del partido, fue creciendo y en agosto ya tenía el apoyo de un tercio de los afiliados (entre otros, de la organización de Petrogrado). La escisión definitiva ocurrió en septiembre, cuando en la “Conferencia Democrática” los eseristas de izquierda votaron en contra de la postura oficial del partido (que apoyaba el Gobierno de coalición). La postura de este partido ante la Revolución de Octubre fue ambigua: el 16 de octubre entraron a formar parte del Comité Militar Revolucionario de Petrogrado; pero el 25 de octubre (día de la Revolución) este partido “desaconsejó” participar en manifestaciones. Aun así, cuando la Revolución se convirtió en una realidad, le dieron respaldo (en un primer instante no entraron a formar parte del Gobierno, puesto que deseaban un Gobierno de “todos los partidos socialistas”). En noviembre, este partido consiguió la mayoría en el Congreso de los Soviets Campesinos y entonces decidieron unirse al Gobierno Soviético. Sin embargo, cuando hubo que firmar el Tratado de Brest-Litovsk, los eseristas de izquierda no aceptaron esto, porque Rusia perdería territorios y porque pretendían seguir la guerra contra la Alemania imperialista. Una provocación de los eseristas de izquierda (matar al conde Mirbach, embajador de Alemania) pretendió interrumpir las negociaciones de Brest-Litovsk y el 6-7 de julio iniciaron un levantamiento contrarrevolucionario (Golpe de Estado) contra el Gobierno Soviético.  La V Asamblea General de los Soviets que se estaba llevando a cabo entonces dio permiso para aplastar el Golpe de Estado eserista, y al día siguiente los cabecillas de los golpistas resultaron detenidos, sofocando así el levantamiento. Los eseristas de izquierda, aparte de la paz de Brest-Litovsk, tenían otra razón para estar contra la Revolución Soviética. De hecho, si la negociación de Brest-Litovsk era una excusa, el fundamento era otro: como la Revolución Socialista se iba extendiendo en las zonas rurales, los eseristas de izquierda, en la medida de que eran hijos de la ideología eserista-populista, se posicionaron en favor de la pequeña burguesía y los pequeños propietarios (esto era lo que había detrás del discurso en favor de “comunidad popular”, de la “unidad espiritual” y de la defensa de la “autonomía” de las zonas rurales), por esta razón estaban en contra de desarrollar la lucha de clases en las zonas rurales. Los eseristas de izquierda estaban presentes en los Soviet de las zonas campesinas y en ellas trataron de impulsar sus posiciones políticas pequeño burguesas y entorpecer las medidas  del Estado socialista. Aunque en 1918 fueron expulsados (por el asunto del Golpe de Estado) de los Soviet, fueron capaces de mantener su influencia en las zonas rurales y en la Guerra Civil con la excusa de la “defensa del campesinado” rechazaron  las medidas necesarias para ganar la guerra y luchar contra el hambre en las ciudades. No se unieron al Ejercito Blanco, pero en algunos sitios, crearon grupos guerrilleros y “ejércitos campesinos verdes” que lucharon contra el Ejército Rojo (al fin al cabo grupos bajo influencia de los kulaks de las aldeas y que defendían sus interés); la rebelión más importante de este tipo, la rebelión de Tambov de 1921 fue liderada por un eserista de izquierda, Aleksandr Antonov. Sin embargo, hay que decir que unos pocos eseristas de izquierda se unieron al Partido Bolchevique y al comunismo. En la década de los veinte el partido de los eseristas de izquierda desapareció. Su jefa de partido fue Mariya Spiridonova (elegida presidenta del Soviet Campesino en 1917) y otros dirigentes destacados fueron Isaac Shteinberg (Ministro de Justicia en el Gobierno Soviético de 1918), Prosh Proshian (Ministro de Correos y Telégrafos del Gobierno Soviético de 1918), Mark Natanson y Boris Kamkov. El poeta Aleksandr Blok era simpatizante del partido.